Bruselas destinará 16.000 millones a proyectos de I+D que mejoren competitividad en los próximos dos años


 

14/10/2015, innovamas, revista de innovación.

"A lo largo de los dos próximos años, Horizonte 2020 destinará 16.000 millones de euros a apoyar los esfuerzos científicos de alto nivel en Europa, contribuyendo a cambiar la vida de los ciudadanos", ha anunciado el comisario de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas, que ha defendido que la I+D son "los dos motores que impulsan el progreso de Europa" y debe contribuir a responder a "los nuevos retos acuciantes" como la inmigración el cambio climático, las energías limpias y promover sociedades sanas.

El Ejecutivo comunitario prevé destinar unos 1.000 millones a la modernización de la industria manufacturera europea, más de 100 millones a las tecnologías y normas para la conducción automática y otros 139 millones para desarrollar el Internet de las Cosas y fundamentalmente la digitalización de las industrias europeas.

También destinará 670 millones para empujar la economía circular, y otros 232 millones para el desarrollo de las Ciudades Inteligentes y Sostenibles, que buscan una mayor integración del medio ambiente, el transporte, la energía y las redes digitales en los entornos urbanos de la UE.

El Ejecutivo comunitario también buscará promover sinergias de las ayudas a la investigación e innovación del programa Horizonte 2020, dotado en total de casi 77.000 millones de euros de aquí al 2020 y del que salen los 16.000 millones, con otros programas de ayudas.

Así, por ejemplo prevé destinar más fondos para las empresas innovadoras con el respaldo del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas, al margen de los más de 740 millones previstos para apoyar la investigación e innovación en casi 2.000 pymes. El fondo europeo de inversiones, conocido como “plan Juncker” está dotado en total de 315.000 millones de euros.

Asimismo, se dedicarán otros 27 millones a proyectos para desarrollar nuevas tecnologías para la prevención de la delincuencia y el terrorismo, al menos ocho millones para actividades de investigación que contribuyan a afianzar la seguridad de las fronteras exteriores de la Unión y detectar y prevenir el tráfico de seres humano, y unos 15 millones a investigar el origen e impacto de los flujos migratorios en Europa.