La computación en la nube y su aportación a las colaboraciones en la investigación puntera


 

01/07/2014, Madridmasd.org

Los investigadores ya no tienen que adquirir un grupo de ordenadores ni encontrarles un espacio donde acomodarlos en sus laboratorios; ahora pueden externalizar el servicio de almacenamiento informático, según sus necesidades, a instalaciones remotas situadas «en la nube» donde sus colaboradores podrán también acceder a la información.

Con el propósito de posibilitar una colaboración investigativa más estrecha, los responsables de un equipo financiado con fondos europeos llamado HELIX NEBULA (HNX) han creado una plataforma en línea en la que se puede elegir entre varios proveedores de servicios en la nube. El objetivo último de este proyecto concluido en mayo de 2014 consistía en ofrecer a investigadores y científicos los medios necesarios para comprar, utilizar y gestionar servicios en la nube con la mayor sencillez posible.

El equipo al cargo del proyecto opina que los servicios basados en la nube podrían constituir a corto plazo un negocio valorado en varios miles de millones de euros y, a la vez, ahorrar a la comunidad científica hasta un 40% de sus costes infraestructurales. Ciertamente, el equipo de este proyecto -iniciado en junio de 2012 con un presupuesto sufragado por la Unión Europea de 1,8 millones de euros- previó que la obtención de datos, su procesamiento y su almacenaje (cruciales para la labor científica) no estarían a la altura de la demanda, consistente en mayor eficiencia, obtención de resultados a mayor velocidad y una necesidad creciente de intensificar la colaboración internacional.

Consideraron que los servicios en la nube constituirían una solución viable, dado que ofrecen más eficiencia y agilidad en las prestaciones al crearse economías de escala. Otra ventaja clave de la computación en nube es su 'elasticidad'; así, por ejemplo, el espacio de almacenamiento se puede ampliar con rapidez conforme a las necesidades de determinado equipo de investigación.

Las ventajas que ofrece la computación en nube a los proyectos de investigación en colaboración se pueden apreciar en la labor realizada actualmente en el Gran Colisionador de Hadrones sito en el CERN de Ginebra. Con los detectores de esta instalación se analizan colisiones de protones de energía extraordinariamente elevada buscando información nueva que esclarezca cómo se creó y conformó el Universo. En estos experimentos se utiliza un sistema de computación distribuida a gran escala en el que se procesan las inmensas cantidades de datos que se recogen.

"La capacidad de computación del CERN debe ser suficiente para manejar el ingente volumen de datos remitidos por el Gran Colisionador de Hadrones; HELIX NEBULA nos proporciona un método estupendo de colaborar con el sector privado para superar este reto", declaró Frédéric Hemmer, responsable del departamento informático del CERN.

HNX ya está abierto a proveedores de servicios en la nube capaces de participar de forma competitiva conforme a la normativa europea y a una calidad de servicio (CdS) adecuada. En la iniciativa HELIX NEBULA ya se han integrado proveedores comerciales de servicios en la nube de varios Estados miembros de la UE, quienes han manifestado su interés en ofrecer servicios a través de HNX. Los servicios en la nube se pondrán a disposición de la comunidad científica mundial, abarcando organizaciones comerciales y financiadas con fondos públicos de una gama muy diversa de sectores, como la sanidad, los hidrocarburos, la alta tecnología y la manufactura.

El proyecto HELIX NEBULA se considera un paso previo a establecer una infraestructura científica paneuropea que sea electrónica y esté basada en la nube. De hecho, el consorcio del proyecto se propone ampliar la exitosa labor de desarrollo de esta plataforma para ofrecer a los usuarios un acceso sencillo a una gama amplia de servicios, como infraestructuras, herramientas, información y aplicaciones en formato digital.

HNX está llamado a erigirse en un nodo digital para investigadores y científicos de dentro y fuera de Europa que promoverá el intercambio de conocimientos y el establecimiento de nuevas colaboraciones virtuales